16 oct. 2012

PAN CON MASA MADRE NATURAL #DiamundialdelPan

Hoy sí que es un día especial de verdad, se celebra el Día Mundial del Pan que además coincide con el Día Mundial de la Alimentación. Este día ha sido proclamado por la Federación Internacional de Panaderos con el fin de difundir este alimento básico y promover su alimentación y consumo, se organizan diferentes actividades a lo largo del día, una de ellas es a través del mundo virtual. Ahí es donde entramos nosotras en juego, gastrobloggers de todo el mundo participan publicando "recetas panarras" y posteriormente Zorra, autora del blog Kochtopf, que es quien realiza la convocatoria, hace una recopilación de todas las recetas.

Para esta cita hemos hecho un "señor pan", de los de verdad, de los que cuando los comes te saben a pan-pan, te recuerdan a sabores de antes, de esos que ahora son difíciles de encontrar, y del que estamos la mar de orgullosas. Parece mentira que simplemente con harina, agua y levadura salgan estas maravillas, esto es lo único que  os hace falta, bueno y tiempo y ganas de aprender!

En nuestro caso hemos utilizado masa madre, ¿que qué es ésto?, pues simplemente son levaduras naturales, hechas a partir de agua y harina, así sin más. El pan fermenta más lento con esta levadura, pero desde luego el resultado merece muchísimo la pena, el sabor del pan no tiene nada que ver. Para los que no os hayáis iniciado en el mundo de la masa madre y queráis probar os dejo unos enlaces que os pueden ayudar bastante en este menester. El primero es un vídeo en el que el genial Iban Yarza nos enseña en el programa de RobinFood como hacerlo y en el segundo enlace os remito a Ainara, que en su blog, explica todo el proceso de manera muy clara y sencilla. A nosotras nos fascina y es una  de las cosas con las que mas disfrutamos en la cocina, desde ver la masa madre como crece y alcanza el punto para poder ser utilizada, en el amasado, hasta que la masa está perfecta para levar, cando le haces el corte antes de introducir en el horno y ver los alveolos de la miga y como crece y va tomando color y forma en el horno, ¡la Niña está enganchada!

Os diría que si estáis preparados para oler, tocar y probar esta maravilla, pero ¿quién no lo puede estar?, así que en un día como hoy lo único que podemos hacer es animaros a que os animéis a hacer   pan en casa y probéis el pan de verdad.







-  510 gr. de harina de fuerza
-  200 gr. de masa madre 100% hidratación
-  300 gr. de agua tibia
-  12 gr. de sal




  • En un bol echar la harina, el agua y la masa madre, mezclar los ingredientes con una cuchara de madera, una rasqueta o con la mano dentro del bol, cuando veamos que están más o menos integrados volcarlo sobre la mesa de trabajo, y amasar hasta obtener una masa que no se nos pegue en las manos. 
  • Nosotras lo que hacemos es amasar durante unos minutos, dejamos reposar la masa 10 minutos y luego continuamos amasando. Así el gluten se relaja y después de este pequeño reposo la masa es más manejable.
  • Hacer una bola, y dejar reposar 30 minutos en un bol engrasado, tapado con un paño de algodón.
  • Pasado este tiempo, agregar la sal y mezclar bien amasando sobre una superficie de trabajo ligeramente engrasada. Ahora el amasado va a ser mas largo, unos 20-25 minutos. En este amasado también se puede hacer como en el anterior amasar y dejar reposar la masa 10 minutos. Nosotras para comprobar que la masa está lista hacemos la prueba de la membrana. ¿Que qué es esto?, pues consiste en cortar unan porción pequeña de la masa, estirarla con los dedos, ésta se tiene que estirar sin romperse. Cuando la masa pase esta prueba es que ya está lista.
  • Hacemos una bola y dejamos reposar en un bol engrasado, a temperatura ambiente, en un lugar libre de corrientes  y tapado con un paño de algodón, unas dos horas y media. Durante este tiempo haremos dos plegados, a los 50 y a los 100 minutos, lo que hay que hacer es estirar ligeramente la masa con los dedos, plegarla y dejarla reposar en el mismo bol.
  • Pasado el tiempo de reposo, volcar la masa en la mesa de trabajo con cuidado y le darle forma. Nosotras hemos enharinado un banetón y después de darle forma hemos colocado la masa en él, de manera que la parte lisa de la masa quede pegada al fondo del banetón y la "fea" o donde se une la masa en la parte superior. Dejaremos reposar tapado, en un lugar templado y libre de corrientes durante 2 horas o 2 horas y media.
  • Precalentar el horno a 225ºC calor arriba y abajo y con la bandeja de horno en la que vayamos a hornear en el interior. Y en la parte inferior del horno colocamos un recipiente  apto para horno.


  • Preparar una tabla de madera y colocar un papel de hornear encima. Pasado el tiempo de reposo, volcamos la masa en él y hacemos un corte longitudinal con un cuchillo bien afilado, o una cuchilla.
  • Abrir el horno, coger la tabla en la que tenemos el pan y con la ayuda del papel de horno, que resbalará sobre la tabla, lo depositamos en el interior.
  • Echar agua en el recipiente que teníamos preparado en el interior y pulverizamos con agua las paredes del horno.
  • Hornear durante 8-10 minutos. Durante este tiempo podéis abrir el horno 2 ó 3 veces para pulverizar sus paredes con agua.
  • Pasado este tiempo retiramos el recipiente con agua y seguimos horneando unos 25-30 minutos más.
  • Si veis que el pan comienza a dorarse demasiado, colocad un papel de aluminio por encima.
  • Una vez acabado el tiempo de horneado, sacar el pan del horno, y lo dejarlo enfriar sobre una rejilla. Para saber que está hecho no tenéis más que darle unos toques con los nudillos por la parte inferior, debe sonar hueco, si así es, prepararos para cuando se enfríe porque tenéis un pedazo de pan entre las manos.

* Si no tenéis banetón podéis darle forma redonda y dejarlo reposar en un bol recubierto con un paño de algodón enharinado, así obtendréis una maravillosa hogaza. En este caso el tiempo de horno es mayor.
O podéis dividir la masa en dos y dar a cada parte forma de barritas. Para dejarlo levar solo tenéis que poner unos paños de algodón enharinados sobre una superficie plana y arropar las barritas por los lados con el mismo paño para que no pierdan la forma.





Hoy la Niña os despide entre migas.....¡Hasta la próxima!








Besitos de Pimiento!! 

4 oct. 2012

MAGDALENAS DE ANÍS para el cumple de Silvia!!


Lo primero de todo, antes de enrollarnos ¡¡¡FELICIDADES SILVIA!!, y es que hoy la Niña publica una receta muy especial, un pajarillo en forma de gato, nos ha chivado que hoy era el cumple de nuestra compi bloguera @nesi76 , así que para celebrarlo  y felicitarla hemos preparado... ¡magdalenas!. Traemos una receta  clásica y sencilla, con la que se hacen unas magdalenas que te recuerdan a esos sabores de siempre, de las que cuando las partes por la mitad con los dedos hacen ffffssssshhhhh, ¿os imagináis lo esponjosas que quedan?. De esas que cuando las haces pedazos y las echas en el tazón de la leche hacen zzzzzzhhhhhh y se empapan bien ¿os imagináis como están de ricas?, ¡deberíais probar a hacerlas! 

Silvia, disfruta de tu día, dosificate todas las magdalenas que te van a llegar, y sobretodo que cumplas muchos más rodeada de tan buena gente como nuestro "gato-pajarillo". ¡Aquí te dejamos nuestra receta con esta particular vela de cumpleaños que la Niña ha hecho para tí!


¡¡A mojar en un buen vaso de leche!!




- 4 huevos (L)
- 300 gr. de harina de repostería
- 24 gr. de levadura
- 180 gr. de azúcar
- 100 ml. de leche entera
- 90 ml. de aceite de girasol (ó de oliva suave)
- 50 ml. de anís
- Ralladura de un limón



  • En un bol echar los huevos y el azúcar y batir con unas varillas hasta  que la mezcla doble su volumen, sea espumosa y de color blanco, más o menos de 6 a 10 minutos.
  • Verter el aceite, la leche, el anís y  la ralladura de limón en la mezcla anterior y seguir batiendo.
  • Por último añadir la harina y la levadura tamizada poco a poco e ir batiendo para que se integre y quede una masa homogénea.
  • Tapar el bol con un film transparente y meter en el frigorífico durante unas horas. Nosotras solemos tener la masa en la nevera unas 8-10 horas, lo normal es que hagamos la masa por la noche y horneemos al día siguiente por la mañana, o viceversa.
  • Preparar las cápsulas de magdalena colocándolas en un molde para magdalenas o en unas cápsulas de silicona para que no se abran en el horno y se desparramen.
  • Precalentar el horno a 210º, calor arriba y abajo.
  • Sacar la masa del frigorífico, remover levemente con una espátula y con la ayuda de una manga pastelera, una cuchara o una cuchara de helado, verter la masa en las cápsulas, llenándolas unos 2/3.
  • Meter en el horno, bajar la temperatura a 200º y hornear unos 15-20 minutos, ¡como cada horno es diferente debéis estar pendientes! Si pasado este tiempo tenéis dudas de si están hechas o no pinchad con un palo de brocheta y si sale limpio es que ya las están listas.
  • Sacar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla.


* Si no tenéis molde de magdalenas,  ni cápsulas de silicona, lo que podéis hacer es usar los moldes-flaneras de usar y tirar que venden en los súper, metéis dentro la cápsula de papel y listo.

* Si queréis intensificar el sabor del anís, solo hay que añadir más y el volumen que hayáis echado de éste, restarlo del de la leche.



¡¡Ummmmm.....!!




Besitos de Pimiento!!  



3 oct. 2012

EMPANADILLAS DE CHAMPIÑONES CON CEBOLLA CARAMELIZADA Y QUESO MANCHEGO #diadelaempanadilla

Ya estamos de vuelta con los #diasde, después de habernos perdido el #diadelcafe, hoy sí o sí la Niña tenía que estar. Y volvemos preparando  un plato que nos gusta mucho, mucho, ¡¡¡las empanadillas!!! ¡¡Que ricas!! pero a la Niña lo que de verdad le gusta son las empanadillas como las que hemos hecho, con la masa hecha en casa, os lo tenemos que contar, ¡nos encantan! ¿Y quien tiene la culpa de todo esto?, pues Tito, que desde que pescamos de su blog la receta de su masa de empanada,  tan rápida,  tan fácil, y sobretodo, tan, tan rica nos tiene "enamorás". Sobre esta receta base la Niña hace alguna variación y sustituye parte del líquido de la masa por el "juguillo" que suelta el relleno, que oye, le da su toque.

Y cuando las hicimos, debimos tener el día 'iluminado', porque a medida que cortábamos la masa nos iba entrando un subidón de inspiración, y como la Niña anda a la par, con una mano en la masa y la otra en twitter, instagram, y en whatsApp, cayó en la cuenta de que se podían hacer unas "happy empanadillas", ¡como las de los emoticonos del móvil ! y de todos ellos, éstos nos parecieron los más aparentes para continuar el día con una sonrisa.

Así que hemos preparado una masa fácil, con un relleno también facilito, pero que necesita su tiempo para que quede bien de verdad.

¿Os animáis?, la Niña os deja sus empanadillas y espera por lo menos,  haberos hecho sonreír!








Para el relleno:
- 12-14 champiñones
- 2 cebollas
- Queso manchego curado 
- Aceite de Oliva Virgen Extra
- Sal

Para la masa de las empanadillas:
- 250 gr. de harina de trigo
- 50 ml. de leche
- 50 ml. de aceite de girasol
- 30 ml. de vino blanco
- 20 ml. de líquido escurrido del relleno (puede que haga falta más)
15 gr. de huevo
- Una pizca de sal
- Huevo sobrante para pincelar






Comenzamos haciendo el día antes el relleno:

  • En una sartén amplia, poner unas 7-8 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, que cubra bien la base de la sartén y  calentar a fuego medio
  • Una vez caliente, añadir la cebolla cortada en cachitos pequeños, remover bien para que toda se empape de aceite, y dejar que se vaya haciendo a fuego bajo. 
  • Remover de vez en cuando para que no se pegue y se haga de manera uniforme, nosotras lo que hacemos es tapar la sartén, y dar unas vueltas de vez en cuando.
  • Caramelizar la cebolla lleva su tiempo, una media hora o más, poco a poco se irá dorando y tomando cada vez más color. 
  • Mientras tanto limpiar y lavar los champiñones, y cortarlos en trozos pequeños.
  • Cuando la cebolla tenga un color marrón, añadir el champiñón, salar al gusto y dejar que se haga mientras la cebolla termina de caramelizarse.
  • Cuando esté listo, retirar del fuego, dejar enfriar y reservar.
  • Antes de hacer la masa, poner el relleno a escurrir en un colador, y reservar el jugo que obtengamos.



Para hacer la masa de las empanadillas (esto si que es bien fácil):

  • En un bol echar la harina, la leche, el vino, el aceite, el jugo del relleno, el huevo y la pizca de sal. Amasar con las manos o con una cuchara de madera.
  • Cuando todos los ingredientes estén bien integrados, pasar la masa a la mesa de trabajo. Puede que según las harina que utilicéis haga falta más liquido, en ese caso añadir el jugo del relleno hasta que al amasar en la mesa quede un masa homogénea y no pegajosa.
  • Dejar reposar la masa unos 20 minutos en el bol, tapada con un paño.


Para montar las empanadillas:

  • Precalentar el horno 190º, calor arriba y abajo (si tenéis turbo, poned el turbo)
  • Con la ayuda de un rodillo estirar la masa, hasta que quede bien fina, más o menos de un 1 mm., con un aro de emplatar u otro cortador redondo, ir sacando circunferencias de la masa, se necesitan 2 por empanadilla, así haced tantas como empanadillas vayáis a comer.
  • Colocar cada circunferencia de masa encima de una bandeja de horno cubierta con papel de hornear, e ir poniendo encima de cada una de ellas una cucharada del relleno, o algo más según como sean vuestras circunferencias de grandes.
  • Rallar el queso, y colocarlo encima del relleno de cada empanadilla
  • Tapar cada empanadilla con otra de las circunferencias de masa y sellar los bordes, bien de la forma clásica con un tenedor, o doblando hacia dentro todo el perímetro de la masa. Si queréis podéis usar los restos de la masa para decorarlas  como más os guste.
  • Pinchar con un palo de brocheta la masa para que en el horno 'respire', pincelar con el resto del huevo que había sobrado al hacer la masa y meter en el horno a 190º unos 20 minutos.
  • Pasado este tiempo y a la misma temperatura, cambiar a calor solo en la parte inferior y hornear 10 minutos. Estará lista cuando la superficie esté dorada.
  • Sacar del horno y dejar enfriar en una rejilla





* El tamaño de la empanadilla lo decidís vosotros, nosotras usamos un aro de emplatar de 7 cm. y nos salieron unas 6 empanadillas,  pero si no tenéis podéis hacerlo con un plato pequeño, de los de las tazas de café. Colocáis el plato encima de la masa estirada y con la ayuda de cuchillo bien afilado cortáis la masa.

* Hemos utilizado queso manchego, pero también están muy buenas con queso brie o de cabra, damos fe de ello, todo depende de los gustos de cada uno y de lo que tengáis en ese momento en la despensa.

* Si vais a hacer menos empanadillas y os sobra masa, la podéis guardar en el frigorífico durante unos días o congelarla. Así solo tendréis que sacarla unas horas antes a temperatura ambiente y estará lista para utilizar.


Ah!! gracias Javi por esos logos, que aunque a ti a veces no te gusten demasiado, a nosotras nos encantan y que nos dan tanto juego para el photocall con la Niña.



¡¡Hasta pronto amigos!!




Besitos de pimiento!!